EL COBRE ESTA EN MANOS DE LA DEMANDA CHINA

El cobre, como otros metales no férricos (aluminio, cinc, estaño, plomo y níquel),cotiza en mercados organizados desde el siglo XIX. Se trata de mercados de futuros y como tales, inicialmente su propósito fue el de asegurar el precio del cobre para entregas futuras, tanto para pro-ductores como consumidores, ya que como otras materias primas, existe un decalaje temporal entre la producción del bien y la entrega física al cliente. La más importante bolsa de metales en volumen y en antigüedad en el mundo es el London Metal Exchange(LME), fundada en 1.877, aunque con antecedentes que se remontan hasta el siglo XVI. El cobre cotiza, además, en el Commodity Exchange (Comex) de Nueva York y el Shanghai Futures Exchange(SFE), siendo este el mercado con el cual se valoran todos los productos de cobre en China.
Efectivamente, China se ha convertido en los últimos años en el principal consumidor mundial de cobre, y ha totalizado un consumo de más de siete millones de toneladas de cobre. A diferencia de Estados Unidos y Europa, el flujo y el precio se ven influenciados por los abonos e impuestos al mercado exterior que controla el Estado y en este sentido, el mercado mundial no funciona de manera eficiente de acuerdo a las leyes de la oferta y la demanda. Un solo agente puede llegar a comprar el 39% del consumo mundial, por lo que su influencia es clave. El comportamiento del mercado chino puede distorsionar el mercado mundial.
El efecto especulación también planea sobre este preciado metal. Como ejemplo de su volatilidad, el 24 de diciembre del 2008, en plena crisis financiera, el cobre cotizaba a1.974 euros/tonelada. Al máximo se llegó, este mes de febrero, con un precio de 7.550 euros/t, y el pasado 11 de mayo cotizaba a 6.081 euros/t. Por esta razón, el cobre se ha convertido en un instrumento financiero vinculado al crecimiento económico. Este hecho también introduce volatilidad al sistema, ya que a pesar de no ser un valor refugio como el oro, es un valor atractivo para los inversores.
Hoy en día, el futuro tecnológico depende del cobre, y este factor está llevando a que su demanda incremente y por tanto también su precio. Un país desarrollado está consumiendo entre 8 y 9kg de cobre por persona, mientras un país en proceso de desarrollo está consumiendo 0,5 kg. El factor oferta y demanda se convierte también en determinante. China consumía en el 2.000 1.9 millones de toneladas. En sólo 10 años, su consumo ha aumentado hasta 7,4millones, casi un 400%. Asia consume hoy el 60% del cobre que se consume en el mundo.
El consumo de cobre supone unos 23 millones de toneladas anuales. Las minas no son capaces de adaptarse al ritmo trepidante del incremento de la demanda de las nuevas economías emergentes. Una mina requiere como mínimo de 4 años para poder explotarse comercialmente. El ritmo al que este cobre se incorpora al mercado tiene como consecuencia el desfase entre demanda y adaptación de la oferta. Las propiedades intrínsecas del cobre, como su alta conductividad termal, alta conductividad eléctrica y eficacia antimicrobiana, han sido esenciales para el desarrollo de múltiples aplicaciones. También es un elemento esencial del cuerpo humano, más de 50 enzimas requieren de este mineral para poder funcionar. La vida no sería posible sin cobre, de hecho, la OMS aconseja una ingesta diaria de 20 a 50 micro-gramos por kg de peso. La mayoría de cobre necesario (90%) proviene de los alimentos, y algunos complementos vitamínicos cuentan con el cobre como un elemento clave en sus composiciones.
Las aplicaciones del cobre en la UE están bastante desarrolladas y el modelo de crecimiento del consumo del cobre se acerca bastante al ciclo global de la actividad industrial, en términos de PIB. Se prevé que las tasas de crecimiento en Europa central y oriental aumentarán a más velocidad gracias a las nuevas inversiones en tecnología y materiales modernos. En Europa, el consumo del cobre es de 4,4 millones de toneladas y de ellas, el 43% es reciclado. La capacidad del cobre para ser reciclado infinitamente facilita que puede incorporarse fácilmente en los procesos productivos, o bien para obtener de nuevo cobre o bien para alearlo y obtener bronce o latón, por ejemplo. Los datos más recientes proporcionados por la industria señalan que 8.2 millones de toneladas de cobre reciclado han sido usadas como materia prima en todo el mundo. El hecho de que el cobre nunca se deteriora, y que vuelve a entrar en la cadena de valor con las mismas propiedades, implica que existe cobre suficiente en nuestro planeta para satisfacer la demanda venidera y sin explotar recursos naturales. Cada vez la necesidad de abrir minas será menos necesaria.
España consume 244.000 t de cobre y produce 289.000 t. En el sur de España hay dos refinerías de cobre y dos grandes productores de semielaborados, uno de ellos La Farga Group. Las aplicaciones del cobre se centran en el sector de la construcción, automoción, infraestructuras, ferroviario y otras aplicaciones industriales como la soldadura de envases metálicos

RibaFarre


Nosotros

Estamos especializados en el tratamiento de productos de consumo fuera de uso, así como en la gestión integral de residuos industriales y en la recuperación de chatarras en general. Cubrir con garantías las necesidades de suministro de nuestros clientes y prestar servicios de gestión de residuos a empresas con la máxima eficiencia en cualquier punto geográfico de la Península Ibérica.

Latino América

España

Abrir chat