China y Brasil compran sus primeras plantas siderúrgicas en España

Necesitan de todo y en cantidad. Las urgencias han hecho que Brasil y China, dos de las potencias económicas del mundo, con crecimientos a ritmo de burbuja, pongan sus ojos en España, donde intentan extender sus intereses empresariales al sector siderúrgico. Sin hacer ruido, los dos gigantes emergentes aspiran a colarse en el negocio de la fundición nacional, pero con la vista puesta en satisfacer su mercado de origen.

En este contexto, el Grupo Gallardo está a punto de culminar la venta de dos de sus hornos a Companhia Siderurgica Nacional (CSN). La siderúrgica brasileña firmó a finales de año un memorándum por el que se comprometía a estudiar la compra de los activos de Azpeitia y Lasao, dos plantas de corrugados, además de la Cementera Balboa que el holding extremeño posee en Badajoz.

Esta venta, que debería haberse substanciado durante este trimestre, podría superar los 350 millones de euros, una inyección de capital muy necesaria para las cuentas de Grupo Gallardo, que negocia en la actualidad la refinanciación de su deuda global de más de 700 millones. Entre las exigencias de los acreedores figura la venta de los activos no estratégicos o de menos valor añadido, como ocurre con la división de corrugado.

Por otro lado, desde finales del año pasado, una acería china negocia la compra de una planta en La Coruña. Según fuentes financieras, se trataría de la transformadora de redondo corrugado en barra, rollo y alambrón que el grupo español Celsa (Compañía Española de Laminados) tiene en esta provincia gallega, fuentes oficiales del grupo han desmentido categóricamente esta información.

La venta de este activo podría enmarcarse en el proceso de reestructuración que el grupo catalán Celsa completó en verano de 2010. La siderúrgica fundada por Francesc Rubiralta (fallecido el pasado mes de noviembre) refinanció entonces la deuda a cinco años y obtuvo circulante para tres por un total de 2.800 millones, con un periodo de doce meses libre del pago de importes del principal.

Esta planta, ubicada en la parroquia larachesa de Lendo, presentó un expediente de regulación de empleo temporal en agosto de 2009 que afectaba a la mitad de la plantilla. La decisión se tomó por las expectativas de caída de la facturación en un 40% para 2010. Así, el plan estuvo en vigor hasta el verano del año pasado, fecha en que Celsa concretó su nuevo horizonte financiero con los 70 bancos acreedores y adquirió compromisos de desinversión.

Como ha ocurrido también en otros países repartidos por Europa, los compradores chinos o brasileños buscan alianzas o adquisiciones de plantas siderúrgicas para tener acceso a capacidad de producción con la que abastecer sus propios mercados. Igual ocurre con fuentes de energía (petróleo y carbón) o con las materias primas necesarias para los procesos industriales. Sin construcción, España no es país para acero corrugado.

RibaFarre


Nosotros

Estamos especializados en el tratamiento de productos de consumo fuera de uso, así como en la gestión integral de residuos industriales y en la recuperación de chatarras en general. Cubrir con garantías las necesidades de suministro de nuestros clientes y prestar servicios de gestión de residuos a empresas con la máxima eficiencia en cualquier punto geográfico de la Península Ibérica.

Latino América

España

Abrir chat