Arcelor y sindicatos negocian el futuro de la plantilla por la caída de actividad

15/1/2009

El comité de empresa planteó a la compañía un plan para mitigar los efectos del descenso de producción. Arcelor-Mittal y los sindicatos se sientan esta mañana para negociar el futuro de la plantilla afectada por el descenso de la producción anunciada la pasada semana por la compañía y que afectará a todo el proceso productivo de la cabecera avilesina (baterías, tren de bandas en caliente, acería y líneas acabadoras). La firma asegura que en Baterías de Coque se debería prescindir de veinticinco personas. Pese a esta circunstancia, la compañía no ha cuantificado todavía los efectos que tendrán los nuevos recortes en el resto de las líneas de trabajo, es decir, no se sabe a cuántos empleados más afectarán ni cómo.

Los sindicatos representados en el comité presentaron a la dirección de la compañía una serie de medidas que quieren evitar que las decisiones de la compañía corran de la cuenta de los empleados. Estas medidas están recogidas en el convenio vigente, según explicó Raúl Marquínez, que es el presidente del comité de empresa de Arcelor-Mittal en Asturias.

¿Qué se propone? José Luis Porto, de la USO en Arcelor, explicó que se puede aplicar la jornada irregular, adelantar las vacaciones y, en el caso de baterías, también el mismo coeficiente reductor ganado en los tribunales.

El plan de acción promovido por los sindicatos, por las tres centrales representadas en el comité, será precisamente el que se discuta esta mañana. El objetivo es evitar que haya despidos, teniendo en cuenta, además, que Arcelor, hasta agosto, facturaba beneficios millonarios.

Iñaki Malda, de UGT, cree que es necesario dejar claro que hay «muchas figuras y formas de buscar soluciones a la actual situación», sin necesidad de acudir a un expediente de regulación de empleo (ERE).

El planteamiento de los sindicatos, según explicó Porto a este diario, es el siguiente: determinar si la cifra de los veinticinco puestos de excedente se ajusta a la realidad. Tras ello, se aplicará la disposición irregular de la jornada de trabajo, esto es, los empleados se quedan en casa, cobran como si hubieran trabajado, pero más adelante recuperarán el tiempo perdido que, según convenio, no superará las cuarenta horas, o sea, cinco días. También se han planteado traslados de personal de baterías de Avilés a Veriña y, asimismo, la aplicación del coeficiente reductor a los empleados de baterías por manipular durante tantos años el carbón coque, que es lo que alimentan los altos hornos. La empresa es la que decide.

RibaFarre


Nosotros

Estamos especializados en el tratamiento de productos de consumo fuera de uso, así como en la gestión integral de residuos industriales y en la recuperación de chatarras en general. Cubrir con garantías las necesidades de suministro de nuestros clientes y prestar servicios de gestión de residuos a empresas con la máxima eficiencia en cualquier punto geográfico de la Península Ibérica.

Latino América

España

Abrir chat